El 2 de diciembre nos desplazamos hasta el azud de Sant Joan situado en el término municipal de Mutxamel y accedimos a su interior para tomar medidas y realizar los planos necesarios.

Nada más entrar nos sorprendió el estado en el que se encuentra, está mejor conservado de lo que cabía esperar. En la planta superior, nos encontramos con un espacio diáfano de techos altos y con los tornillos de control (construidos con madera) para abrir y cerrar las compuertas.

 

Más tarde, accedimos a la parte inferior del azud. Este tramo iba disminuyendo de altura a medida que nos íbamos adentrando en ella, exaltando nuestro espíritu aventurero.

Estéticamente, se encuentra muy bien conservada, y cuenta aún con sus arcos arquitectónicos y tablones de madera en la zona de la acequia.

Mientras mis compañeras realizaban las mediciones, me dirigí a explorar la zona y tomar algunas fotografías, que nos servirán para ir ilustrando nuestros trabajos.

En la zona de las acequias, pude apreciar cómo, con el paso del tiempo, el río había arrastrado sedimentos hasta el punto de sepultar parte de la construcción primitiva.

Más tarde regresé con mis compañeras para terminar el trabajo de campo y dar por concluida la visita.

Fue un día completo, en el cual pudimos ver y tomar nota del interior de la casa del assuter y la zona en la que se localiza, y así poder seguir realizando este apasionante proyecto.

José Javier Casanova Pérez