Levantarse un día e ir de excursión a la montaña, en mi opinión siempre ha sido un placer. Cruzarte con familias con niños, muy preparadas con bocadillos y cantimploras, personas mayores que caminan despacito pero sin detenerse, nada más que para coger aire puro de la montaña y seguir con la marcha… todo ello me hace darme cuenta de lo importante que es la naturaleza.

 

El pasado 8 de diciembre y aprovechando que era festivo, tres de nosotros nos dirigimos a Tibi para hacer una excursión hasta su famoso Pantano debido a que todo nuestro proyecto se basa en las aguas de la zona. Siguiendo las indicaciones de la gente del pueblo, nos adentramos hacia la pared de la presa.

 

El pantano de Tibi es de los más antiguos de Europa en funcionamiento, fue construido a finales de siglo XVI, diseñado por los arquitectos Jorge Fratin, Juan Bautista Antonelli y Cristóbal de Roda Antonelli en la provincia de Alicante. Su presa se construyó para almacenar las aguas del río cuyo nacimiento está en la Sierra de Onil. El río recibe tres nombres diferentes dependiendo de la zona por la que transita. En su curso alto se denomina río Verde. Cuando llega al pantano, el cauce atraviesa calizas triásicas negras las cuales se reflejan en el agua dotándola de esa tonalidad. Es por esta razón que reciben el nombre de río Monnegre. Al llegar a la huerta de Alicante y hasta su desembocadura en El Campello, se le denomina río Seco (riu Sec).

Al llegar a la pared de la presa y observar que teníamos un buen material fotográfico, emprendimos el viaje de vuelta y acordamos que volveríamos con el grupo Aula Riu Sec al completo.

Martina García Cantó